El club del desahuciado contumaz

El club del desahuciado contumaz

¿No os habéis topado nunca con uno de esos tipos a quienes les resbalan los argumentos que utilicéis o cualquier documento judicial que podáis esgrimir? Sí, me refiero a esos cuya miopía les aleja irremediablemente de las soluciones razonables.

No son frecuentes, pero de vez en cuando me topo con alguno y en cuanto les conozco saltan a la vista los motivos por los que se encuentran en la lamentable situación del desahucio.

Su mala leche y odio contumaz contra cualquiera que se les atraviese en su camino les impide tomar decisiones razonables.

Hace unos tres años, por ejemplo, compré muy barato un local comercial cuyo propietario había tenido la oportunidad de venderlo por cuatro veces el precio que yo finalmente pagué pero que se había negado porque estaba tan enrocado en la seguridad de que el embargo de Hacienda había sido una injusticia que era incapaz de salir de esa situación de parálisis.

Naturalmente, tras la adjudicación tampoco aceptó la realidad y hoy, tres años después, sigue sin aceptarla a pesar de que el juzgado me entregó la posesión y alquilé el local. Ahí sigue el pobre hombre, gastando su escaso dinero en pleitos que no tienen recorrido.

Los antiguos tenían razón cuando decían que los dioses enloquecen a quienes quieren perder.

Y recientemente he tenido dos nuevos ejemplos de desahuciados incansables y tenaces hasta el disparate.

Yo por mi trastero mato

Hace cinco meses publiqué en mi blog de Rankia el caso de mi último lanzamiento judicial frustrado, en el que una demandada recalcitrante luchaba hasta la extenuación por retrasar la entrega de la posesión de un piso de Algete que no usaba para nada y que estaba vacío desde la muerte de su madre ocurrida varios años antes.

La tiparraca se empadronó allí y solicitó ser considerada familia en riesgo de exclusión social y, cuando eso no le sirvió para nada y ya teníamos fecha de lanzamiento, incluso le empadronó a su nieto con la intención desesperada de retrasarlo un mes con esa excusa.Más cabreado que un mono

Y lo peor es que le salió bien y el juzgado decidió en el último minuto darle ese mes de gracia y dejarme a mi más cabreado que a un mono.

Pero cuando has hecho las cosas bien estos disgustos judiciales no duran eternamente, de manera que un mes más tarde nos vimos de nuevo cara a cara y no le quedó más remedio que tragar quina y entregarle las llaves a la comisión judicial.

Pero la cosa no acabó ahí, pues un mes después me enteré de que hace unos años la comunidad de propietarios había decidido construir unos trasteros en un sótano del edificio y que a cada piso le correspondía uno de ellos.

Que buena noticia.

Lo malo es que simultáneamente me entero de que el trastero que me corresponde está cerrado y que la antigua propietaria lo sigue utilizando.

¿Queeeee?

Inmediatamente la llamé por teléfono para reclamarle que lo vaciara inmediatamente y entre gritos y sofocos la pájara me soltó que ni se me ocurriera acercarme a su trastero, que yo había comprado exclusivamente el piso y que solo me lo entregaría tras una sentencia judicial.

Y fiel a la descripción que he hecho de este tipo de personas en el primer párrafo de este post, la empecinada fue inmune a todos mis argumentos, a saber:

  • Lógicamente el trastero no está descrito en la descripción registral por la sencilla razón de que fue construido con posterioridad a la misma, pero eso no quita que la propiedad del piso conlleve inmediatamente la del trastero.
  • Los trasteros fueron construidos en las zonas comunes, por lo que el propietario del piso y de la parte proporcional de zonas comunes lo es también del trastero.
  • La pérdida del piso conlleva también la de usar las zonas comunes. Por ejemplo, ella ya no puede tampoco bañarse en la piscina.
  • La sentencia judicial que ella menciona ya se ha producido en la forma de un decreto de adjudicación a mi nombre y el requerimiento judicial para desalojar la propiedad entendiéndose que todo lo que dejase en ella sería considerado abandonado.

Ni de coña, la tipa ni entiende ni quiere entender.La tipa ni entiende ni quiere entender

¿Y ahora que hago?

Esta plaza de garaje existe y es mía

El segundo ejemplo de desahuciado contumaz no me ha ocurrido a mi sino a un subastero novel que hace unos días contrató mis servicios de consultoría para ver si encontraba una solución para su problema.

El caso es que Pepe compró una plaza de garaje en una Adjudicación Directa y, como suele pasar cuando el deudor es el promotor del edificio, al final la inversión se le ha torcido y va a tener que pelear por ella.

Resulta que cuando se dirige al garaje para ver y tocar la plaza que había comprado no la encuentra y los propietarios de las plazas vecinas le dicen que a Pamplona se va en la otra dirección.

¿Que no existe la plaza de garaje?

No exactamente.

Para explicar lo que había ocurrido con esa plaza de garaje antes debo explicar el arreglo al que habían llegado doña Perpetua y el promotor del edificio.

Plazas de garaje

Resulta que doña Perpetua quería comprar una plaza de garaje, pero la que le correspondía, la número 6, era sensiblemente más pequeña que el resto de las plazas porque estaba encajada entre dos columnas junto con otras dos plazas también exiguas.

Entonces el promotor, que era un comercial de primera, vio la oportunidad para colocarle otra plaza a doña perpetua, así que le ofreció venderle también la plaza nº7 y dejar la siguiente sin vender de manera que quedara para ella todo el espacio comprendido entre ambas columnas.

Tremendo error de novatos: La solución correcta para el problema planteado por doña Perpetua habría debido ser venderle las tres plazas (6, 7 y 8) por el mismo precio por el que le vendió dos (6 y 7). Así habría evitado que la plaza nº8 quedara sin vender y a disposición de que cualquier acreedor, por ejemplo Hacienda, la embargara y subastara.

Lo que se encontró el subastero en ciernes llamado Pepe fue que la avispada Perpetua había borrado la pintura de las tres plazas y las había vuelto a pintar, pero esta vez olvidándose de la existencia de la plaza nº8, que así, por arte de birlibirloque, había dejado de existir.

– ¿Y dónde está la plaza nº8, Doña Perpetua?

– Ahh, no se, esa plaza no existe.

– ¿Y cómo es que la numeración actual pasa de la 6 y la 7 directamente a la 9 y la 10 sin que haya una plaza 8?

– Pues no lo se.

No atiende a razonesHa hecho falta que Pepe saque certificaciones registrales de todas las plazas indicadas y que haya ido al ayuntamiento a obtener un plano del proyecto para poder averiguar la verdad del caso.

Aún así, Doña Perpetua no atiende a razones y se pasa la propiedad de Pepe, debidamente inscrita en el Registro de la Propiedad, por el arco de triunfo. Manifiesta que ni Hacienda ni el juez ni nadie le van a quitar lo que es suyo.

No quiere ni escucharle

Jooodeeer, vaya lío, ¿Y ahora qué hace Pepe?

¿Qué tienen en común ambos ejemplos?

Lo que describí al principio del post.

Miopes e inasequibles al desaliento, incapaces de ver sus problemas con la Justicia con la necesaria perspectiva para encontrarles una solución razonable.

No escuchan, no atienden a razones ni argumentos, no reconocen su errores y solo una fuerza aplastante superior puede romperles el espinazo, pues antes se lo hacen romper que aceptar doblarlo.

Cómo conquisté mi trastero

Con otra persona habría tenido más paciencia, pero lo cierto es que a esta pájara la tenía muchas ganas por haberme hecho esperar bastantes meses a tomar posesión a pesar de que la vivienda estaba vacía (y siempre lo había estado) pues era una casa heredada en la que ella nunca había vivido.

Al día siguiente de nuestra discusión telefónica, tras sus amenazas de que ni se me ocurriera acercarme por su trastero, me disfracé de currante, me puse mi ropa más sucia, me calcé los guantes de mudancero y agarré el carrito que guardo, recuerdo de cuando tenía un almacén y tiendas de decoración.

Con la cizalla rompí el candado y saqué todas las cajas al rellano. Luego llevé más o menos la mitad junto a los cubos de la basura y el resto las dejé allí para oprobio público de la desahuciada recalcitrante.

Luego instalé un FAC con bombillo de seguridad antibumping y listo.

Finalmente la llamé y me di el gustazo de contárselo.

La sonrisa me duró todo el resto del día.

A la tarde siguiente me llamaron del cuartel de la Guardia Civil a donde acudí inmediatamente a declarar.

Y hasta ahora.

Cómo puede Pepe conquistar su plaza de garaje

Pepe tiene un problema parecido al mío pero muy diferente en su solución porque resulta que los órganos de la Administración pueden embargar y subastar propiedades pero no tienen jurisdicción para entregarle la posesión al adjudicatario arrebatándosela a quien esté disfrutando de ella.

¿Entonces Pepe debe iniciar un desahucio por precario como suele ser necesario en las adjudicaciones directas?

No exactamente.

Cómo proteger la propiedad inmobiliaria¿Recordáis que el anterior post lo dediqué a explicar cómo podemos proteger la propiedad inmobiliaria?

La primera era la acción reivindicatoria, por la que el propietario reclama que se le entregue el bien que le pertenece y que se haya en posesión de una tercera persona que carece de título legítimo para poseerlo o, como la define el Tribunal Supremo, es la acción que puede ejercitar el propietario no poseedor contra el poseedor no propietario para exigir la restitución de la cosa y reintegrarla a su poder.

Pepe lo va a tener bastante fácil porque con las certificaciones registrales y con el plano que obra en el ayuntamiento no le va a resultar difícil demostrar la existencia real de la plaza nº8 y su titularidad.

Y una pequeña ayudita que yo le he sugerido: que compre el coche más barato disponible (cien o doscientos euros) y lo abandone allí tras haberle quitado las ruedas.

No es lo más legal del mundo pero así conseguimos que doña Perpetua empiece a sentir su aliento en el cogote.

¿Y a vosotros que os parece?

¿Habéis vivido situaciones parecidas?

Solo me queda pedirte que, si has disfrutado del contenido, entonces seas generoso y me ayudes a extenderlo por las redes sociales. Para ello solo tienes que pinchar en uno o varios de los botones inferiores.

Además ahora he añadido más abajo unas estrellitas amarillas para que puedas aportar tu opinión sobre el post y así me ayudes a mejorar.

Flechas rojas redes sociales

The following two tabs change content below.

Hola, soy Tristán, subastero profesional desde otoño de 1991 y bloguero sobre el negocio de las subastas desde enero de 2009. Además de otras cosas mucho más importantes, como navegante, escalador y poeta.

25 comentarios en “El club del desahuciado contumaz

  1. Antonio

    Por menos dinero que comprar un coche, que siempre conlleva pagar impuestos y responsabilidad, puede barrer la superficie de su parcela para seguidamente darle una buena capa de pintura, de esas que se usan para pintar pasos de cebra y se aplican con llana, y por fin una vez seca ( no tarda mucho) y usando una plantilla estampar en color vivo el numero de su parcela. le puede quedar niquelao a poco que se esmere…
    Muchas veces no hay nada como la política de hechos consumados o cambiar la pelota de tejado.
    Saludos y feliz verano

    1. Antonio

      Es mi opinión que en el caso de parcelas de garaje descritas como participación indivisa con derecho al uso …., y siempre y cuando no sean cerradas ( que vengan señaladas como abiertas en la descripción registral) no puede hablarse de posesión propiamente dicha, luego no parece necesario pedirla. De hecho una vez se me ocurrió hacerlo y a la funcionaria le salieron arrugas de la sorpresa.
      Seguro que los juristas me corrijen, pero es indudable que tengo mis argumentos.

      1. Bueno, no hace falta pedirla si no hay nadie utilizando la plaza.

        Pero… ¿qué ocurre si hay alguien que la está utilizando pacíficamente y que no reconoce tu derecho a sustituirla en el aprovechamiento de la plaza de garaje? No puedes llegar y echarla sin más.

        1. Antonio

          Entiendo que el derecho al uso lo confiere la propiedad o el arrendamiento al propietario ( o cualquier figura semejante). Si se pierde la propiedad no existe derecho a uso, o se pierde la primera vez que la dejas vacía jejeje, dado que el legítimo propietario puede tomar pacíficamente posesión de ella. Si existe arrendamiento pues eso al tema de los arrendamientos y sus solucciones, pero no es el caso del amigo Pepe.
          Tristán caminito del penal, o Tristán y el trastero, son una pequeña muestra de que a veces los derechos hay que ejercerlos de facto para que se te reconozcan, y que sea la otra parte quien se preocupe de reclamarlos jurídicamente si cree que los suyos se han conculcado. Ah! eso sí, teniendo la frontera infranqueable en el derecho a la intimidad e inviolabilidad del domicilio.

  2. pepe

    Antonio, gracias por la sugerencia y la recomendación sobre el material a utilizar. La plaza es una finca registral, no un indiviso.
    Y hay más. Hacienda no se la embargó al constructor, sino a alguien a quien el constructor se la vendió. Osea, que el constructor se la vendió a un comprador además de mangonear con santa Perpetua. Estoy intentando averiguar la cronología de los hechos.
    Tristán, gracias por tu ayuda y gracias por el regalo del ebook, es un resumen magnífico de un máster en subastas.
    Y una vez más tengo que reprenderte, por hacer desaparecer a un mentecato, de esos que tanto juego dan con sus babeos y tanto nos enseñan de lo más ruin de la condición humana. Adiós Don Eureka.

    1. Antonio

      Todas las plazas de garajes comunitarios vienen descritas como participaciones indivisas de un porcentaje de la finca total, o sea el sótano, con el derecho de uso exclusivo y excluyente……, y la tuya será así también casi con toda seguridad, lo que no quita para que tenga entidad registral, donde pueden o no consar los linderos y los metros cuadrados. Por el porcentaje podrás saber los metros cuadrados de la parcela aplicándolo a total de la finca ( que será el conjunto de los sótanos, pero el problema es que ahí también está incluida la parte proporcional de las zonas comunes. El plano del Ayuntamiento estará a escala y ahí si que puedes trasladar los datos a tu propiedad a la hora de establecer sus límites.

      1. Malagaga

        Ojo, las cuotas asignadas a las fincas de una comunidad de propietarios no reflejan sólo la superficie de cada una de ellas. A veces se han ido otorgando de forma arbitraria por el promotor, creando conflictos entre propietarios, y se justifican por del uso de los elementos comunes.
        Como dice el artículo 5° de la LPH: En el mismo título se fijará la cuota de participación que corresponde a cada piso o local, determinada por el propietario único del edificio al iniciar su venta por pisos, por acuerdo de todos los propietarios existentes, por laudo o por resolución judicial. Para su fijación se tomará como base la superficie útil de cada piso o local en relación con el total del inmueble, su emplazamiento interior o exterior, su situación y el uso que se presuma racionalmente que va a efectuarse de los servicios o elementos comunes

  3. ruben

    Hola yo tengo un problema parecido compre un piso y en la escritura pone con derecho a uso de 22 metros de parquing pero los vecinos de la comunidad de parquing dicen que no me corresponde plaza que es un error del constructor y que no puedo utilizar el parquing.Lo mire con un abogado y no sabia por donde tirar.Si alguien puede ayudarme no tengo inconveniente en pagar por el asesoramiento si lleva a buen puerto.
    Lo curioso es que existe un espacio que se podria utilizar como parquing.Los vecinos tampoco me dan por escrito la negativa a aparcar y me dicen que no pertenezco a la comunidad de propietarios del parquing y ni tan siquiera me dejan exponer mi caso en dicha comunidad y asi llevo 5 años.Lo que hice hace ya dos años es denunciar el parquing ya que no cumple normativa por altura ni tiene las medidas de seguridad y el ayuntamiento ha cerrado el expediente y parece que tienen aprovadas unas mejoras en el parquing que aun no han hecho.

    1. Lo que corresponde, Rubén, es que hagas los deberes como hizo Pepe, el protagonista de ese relato, quien estudió las notas simples de todas las plazas circundantes con especial atención a sus linderos y además fue al ayuntamiento a sacar una copia del plano del proyecto.

      En tu caso la cosa es diferente porque no se trata de una plaza concreta, pero si ese derecho de uso de 22 m2 está igual de mal o de bien especificado que en el resto de los pisos, no veo porqué tus vecinos sí lo ven reflejado en sus respectivas plazas de aparcamiento y tu no.

      O sea, que no seas pringao y luches por lo tuyo porque no lo tienes tan difícil como te han hecho creer.

    2. Malagaga

      Pero si quieres poder usar el aparcamiento, ¿cómo se te ocurre denunciarlo? Si el ayuntamiento lo declara ilegal, sales perdiendo tú también, reclamarás tu derecho a usar un trastero gigante que no vale para aparcamiento. Si lo dice la escritura el error no pueden alegar que el error fue del constructor sino del notario, y eso creo que cambia la cosa. Una consultoría con Tristán te podrá sacar de dudas sobre cómo actuar, que lleve a buen puerto o no, no creo que dependa de él =)

    3. Antonio

      No has dado mucha de la información necesaria en este caso. Se necesita saber si el sótano, supongo que será sótano, es una finca independiente, si de esa finca se han asignado participaciones indivisas y resgistrado, si solo es un acuerdo de comunidad, si son indivisas con derecho de uso y con descripción registral, si hay un acuerdo comunitario de uso por turnos. Sin informacion suficiente no se puede opinar, pero que tienes solucción y relativamente sencilla está claro. Como también lo está que no te lo van a soluccionar los vecinos jejeje y menos si los denuncias.

  4. Jorge

    Tristán ¿lo mismo que hiciste con el trastero lo has hecho con algún piso que te hayas adjudicado en subasta respecto del que sabes que no hay ocupantes, o por lo menos, no de forma recurrente, o has tenido indefectiblemente que ir a la reivindicatoria?

  5. Carmen

    Buenas, felicitaciones sinceras por este magnifico e ilustrativo blog, y haciendo uso de tanta sabiduria planteo la siguiente pregunta : Un primo mio acaba de adquirir una plaza de garaje en una subasta judicial en la Comunidad de Madrid. Tiene una minusvalia del 38% y no tenemos ni idea de los impuestos que debe sufragar porque como tiene grandes difcultades para caminar si o si le interesaba la plaza. En el Registro consta inscrita una anotacion preventiva de embargo sobre la misma Pueden informarme al respecto ? Gracias.

    1. Jotaerre

      Hola, Carmen, explícate mejor sobre a qué impuestos te refieres (¿ITP, Renta,…?) y si ese embargo es anterior o posterior al que motivó la subasta.
      Saludos,

  6. Pepe

    ¡Cayó la puta! Gracias a Tristán.

    En los primeros días de este mes de enero de 2016, he aparcado un coche en esa plaza número 8, que no existía y que gracias a Tristán se reencarnó y se hizo realidad.
    Fue adjudicada en agosto de 2014. Previamente yo la había visto y tocado su pelo. Había ido al registro y allí estaba, modosita pero apuesta.
    Pero este monte, está hipercolonizado por especímenes ruines, hijoputinos, hocicones, que se dedican a pelear a brazo partido por lo que saben a ciencia cierta que no es suyo. Me tocó una hembra brava, encamada en mi espacio, que cuando me acerqué a comunicarle amablemente que se había terminado la siesta, sacó las garras, mostró los colmillos, encendió los ojos y me respondió: “Ahí no hay nada señor, esa plaza no existe. Como las tres eran muy pequeñas, lo arreglamos en el catastro y ahora sólo hay dos.”
    Al menos, gran zorra, me has dado la pista.
    Seis meses a vueltas con el catastro. Otros marranos, que pretendían que un croquis mal hecho que me exhibían, tuviese prioridad frente a la inscripción registral. Seis meses y sólo trabajaron en ello diez o quince días, lo sé con absoluta certeza.
    Me pertreché de tres certificaciones registrales, plazas 6, 7 y 8, la literal de la ocho, el plano de construcción aprobado por el ayuntamiento, el historial de deudas de la comunidad de propietarios y un informe pericial del estado y medidas reales de las tres plazas. Con todo esto, al catastro no le quedó más opción que aceptar los hechos y poner tres plazas de 9,9 metros en vez de dos de 14,85.
    ¿Por qué todo esto con el catastro, cuando estaba tan claro ante dios y ante el registro? Para que la próxima vez que me dijera doña putaina, que ya lo tenían arreglado en el catastro, contestar que ya lo había desarreglado yo y que si no tenía mejor argumento…
    ¿ Y por qué pedí el auxilio de Tristán? Porque sumando la idea que yo tenía de la justicia, lo que iba leyendo en el blog y mi inexperiencia en estas artes, llegó un momento que empecé a hacer arroz negro con lo que sudaba, se me puso una diarrea pertinaz, cuando me decían buenos días yo respondía, ¡garaje ni su puta madre! y si alguien mencionaba la palabra, me arrancaba a mordiscos. Durante muchos días, sólo pasaba por mi cabeza, si quemar su casa con ella dentro, o esperar que saliera, matarla, introducirla en su casa e incendiarla.
    El día que hablé con Tristán volví a dormir. Finalicé el proceso catastral antes mencionado. Me puso en contacto con un buen abogado y optamos por la acción reivindicatoria. Fue llamada primero a conciliación, con el único propósito de interrumpir el plazo para una posible usucapion. Y… se avino. No lo creíamos, pero se avino.
    Los chorras del catastro me impidieron dar la noticia del desarreglo a la pajarita. Se lo habían comunicado ellos. Supongo que por eso se avino a la conciliación.

    1. barrabás

      Enhorabuena, Pepe: tu comentario merece la impresión en papel y posterior enmarcado con madera noble para pasar a formar parte de una galería de “Comentarios ilustres”, por la fina ironía que en el mismo has vertido.
      Y, encima, ilustras a los lectores acerca del procedimiento que hay que seguir en casos similares.
      Saludos.

  7. Chustazo

    Felicidades, Pepe. Yo hace años compré un piso al que le cobraban el doble de Ibi por las dimensiones ficticias que aparecían en el Catastro y también me llevó un par de años solucionar el entuerto tras acudir al Tribunal Económico Administrativo. El anterior propietario había estado pagando el doble ¡dos décadas!
    Felicidades de nuevo y un saludo.

  8. Jose

    Me gustaría saber que hacer con un ocupa al que se dice que el constructor arrendó la cochera y que ni uno ni otro pagaron la comunidad en 18 años. Ni tampoco el constructor sus deudas con hacienda.
    No debe tener contrato que no sea verbal ni recibos de pago de renta ni el constructor lo debió declarar en su IRPF

    Le he mandado un burofax invitándolo a largarse en 15 días o acudir a los tribunales.
    He solicitado la justicia gratuita.
    No me contestó al burofax a la dirección postal que puse ni al correo electrónico, pero lo recogió en su bar alguien que debe ser su pareja o mujer.
    Saludos. Muchas gracias¡

    1. No hay mucho que puedas hacer salvo iniciar el procedimiento judicial para desahuciar al ocupante.

      Has comprado un inmueble y hay un tío ocupando sin título para ello. El resto de las circunstancias que mencionas es irrelevante, constructor, irpf, deudas comunidad, etc.

  9. chustazo

    Si antes no había constancia de su posesión porque nunca habían pagado a nadie… ahora ya la tienen gracias a tu burofax. Creo que podrías haber hecho alguna otra cosa antes, pero ya que está hecho a ver si hay suerte. También puedes ir a hablar con él al bar y que valore si andar de movidas por un garaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *