Si todos los copropietarios que forman un proindiviso fueran gente razonable no haría falta disolverlos o, en el caso de tener que ir a la disolución por el motivo que fuera, ésta nunca sería conflictiva. Y si los políticos españoles no fueran unos corruptos de tomo y lomo España no sería el país que es.…