¿Son necesarias las notificaciones judiciales antes de la subasta?

¿Ya no son necesarias las notificaciones judiciales a los ejecutados antes de subastar su casa?

¿Es cierto que tras la implantación de la subasta judicial electrónica se ha eliminado la obligación de notificar a los demandados la subasta de su casa?

Las notificaciones judiciales sí son necesarias

Ciertamente, en octubre de 2015 entraron en vigor unos sustanciales cambios en la redacción de algunos artículos de la Ley de Enjuiciamiento Civil que al principio pasaron inadvertidos pero que hacen que aparentemente las notificaciones judiciales ya no sean necesarias. he dicho aparentemente.

Si quieres triunfar en las subastas judiciales te interesa todo lo que tenga que ver con las notificaciones judiciales.

1. Notificaciones judiciales en las subastas judiciales

Como ejemplo de las modificaciones legislativas mencionadas, ahí tenemos al artículo 667 de la L.E.C., que antes de la reforma decía exactamente lo siguiente: La subasta se anunciará con veinte días de antelación, cuando menos, al señalado para su celebración. El señalamiento del lugar, día y hora para la subasta se notificará al ejecutado, con la misma antelación, en el domicilio que conste en el título ejecutivo.

Y que ahora dice en su punto 1 lo siguiente: “La convocatoria de la subasta se anunciará y será objeto de publicidad conforme lo previsto en el artículo 645.”

Es decir, que nos remite al artículo 645 de la L.E.C. (Anuncio y publicidad de la subasta), el cual, en su actual redacción dispone en su primer punto que:

1. Una vez firme la resolución prevista en el artículo anterior, la convocatoria de la subasta se anunciará en el “Boletín Oficial del Estado”, sirviendo el anuncio de notificación al ejecutado no personado. El Secretario judicial ante el que se siga el procedimiento de ejecución ordenará la publicación del anuncio de la convocatoria de la subasta remitiéndose el mismo, con el contenido a que se refiere el artículo siguiente y de forma telemática, al “Boletín Oficial del Estado”. Igualmente, y solo a efectos informativos, se publicará el anuncio de la subasta en el Portal de la Administración de Justicia.

Además, a instancia del ejecutante o del ejecutado y si el Secretario judicial responsable de la ejecución lo juzga conveniente, se dará a la subasta la publicidad que resulte razonable, utilizando los medios públicos y privados que sean más adecuados a la naturaleza y valor de los bienes que se pretende realizar.

Es decir, hablando en plata, que el artículo 667 de la L.E.C., que antes establecía la obligación de notificarle la subasta al ejecutado con al menos 20 días de antelación, ahora nos remite al artículo 645, que establece que una vez acordada la subasta, ésta se anuncie en el B.O.E y el anuncio sirva de notificación al ejecutado.

2. Particularidades de las notificaciones judiciales
en las ejecuciones hipotecarias

Y respecto a las particularidades de las ejecuciones hipotecarias, las tratadas en el Capítulo V de la L.E.C., tres cuartos de lo mismo en cuanto a las notificaciones judiciales, porque el artículo 691 de la L.E.C., Cuyo punto 2 estipulaba antes de la reforma que: “(…)La subasta se anunciará al menos con veinte días de antelación. El señalamiento del lugar, día y hora para el remate se notificará al deudor, con la misma antelación, en el domicilio que conste en el Registro o, en su caso, en la forma en que se haya practicado el requerimiento conforme a lo previsto en el artículo 686 de esta Ley.”

Ahora, sin embargo, el mismo punto 2 del artículo 691 de la L.E.C. está redactado así:

2. La subasta se anunciará y dará publicidad en la forma determinada por los artículos 667 y 668.

Notificación judicial a los demandadosEs decir, que volvemos a lo mismo. Antes de la reforma de 2015 el artículo especificaba expresamente la obligatoriedad de notificar a los ejecutados cuya casa iba a ser subastada con al menos 20 días de antelación y sin embargo la nueva redacción del artículo nos remiten a los artículos 667 y 668 de la L.E.C.

Y como hemos visto en el apartado anterior, el artículo 667 remite al artículo 645 y éste, reproducido más arriba, no menciona nada de los 20 días sino que simplemente establece que hay que publicar la subasta en el B.O.E.

Y el artículo 668 de la L.E.C. simplemente menciona que el contenido del anuncio y la publicidad que se haga de la subasta se tienen que hacer con arreglo a lo previsto en el artículo 646 de la L.E.C., el cual es prácticamente una copia del mismo artículo 668.

O sea, que la pandilla de hijoputas de nuestros legisladores han creado una tela de araña con unos artículos que nos remiten a otros para crear al final una madeja poco menos que incomprensible.

2. Cuadro comparativo antes y después
de la reforma de la L.E.C.

Quizás se puedan observar mejor los cambios habidos en cuanto a las notificaciones judiciales en el siguiente cuadro que he copiado de la web www.procuradorleon.com

Legislación sobre notificaciones judicialesLegislación sobre notificaciones judicialesLegislación sobre notificaciones judiciales
Legislación sobre notificaciones judiciales Legislación sobre notificaciones judiciales
Legislación sobre notificaciones judicialesLegislación sobre notificaciones judiciales

Notificación judicial de la subasta anunciando en el BOE

4. ¿Y cómo es el anuncio de la subasta
que se publica en el B.O.E.?

Todo lo dicho hasta ahora apunta a que basta con publicar el anuncio de la subasta en el BOE (art. 45.1 de la LEC) para considerar al ejecutado como suficientemente notificado de la subasta de su casa.

¿Pero cómo es dicho anuncio?

¿Ofrece suficiente información?

El artículo que indica cuál debe ser el contenido del anuncio del BOE es el artículo 646 de la L.E.C., que concretamente en su punto 1 indica que…

1. El anuncio de la subasta en el “Boletín Oficial Estado” contendrá exclusivamente la fecha del mismo, la Oficina judicial ante la que se sigue el procedimiento de ejecución, su número de identificación y clase, así como la dirección electrónica que corresponda a la subasta en el Portal de Subastas.

O sea, algo así:

Anuncio de Subasta en el BOE como notificaciones judiciales

Ostras, ¿en serio? ahora sí que estamos acojonados.

¿Basta la inserción de esa mierdecilla para considerarle al ejecutado como notificado de la subasta de su casa? ¿Ha desaparecido la publicación del edicto en el tablón de anuncios del Juzgado para ser sustituida por esta basura?

Pues entonces sí que podemos decir que las notificaciones judiciales de las subastas dejan bastante que desear.

5. Pero ojo, porque el Tribunal
Constitucional  opina de otra forma

Lo que no hay que olvidar nunca, aunque muchos secretarios judiciales sí lo hacen, es el artículo 24 de la Constitución española, cuyo punto primero dice lo siguiente:

Todas las personas tienen derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos, sin que, en ningún caso, pueda producirse indefensión.

Con esto ya está dicho todo:

NO SE PUEDE SUBASTAR LA CASA DE NADIE SIN
HABERLE DADO LA OPORTUNIDAD DE DEFENDERSE 

Las malas notificaciones judiciales perjudican al adjudicatarioParece bastante sencillo.

Realizar las notificaciones judiciales de forma correcta es imprescindible y si no ha sido así es más que probable, como veremos en el siguiente apartado, que el ejecutado que ha perdido su vivienda sin haberse llegado a enterar de las circunstancias de la subasta apele a la Audiencia Provincial y ésta considere que ha habido indefensión y resuelva que la ejecución se retraiga hasta el momento de la notificación de la subasta. Menuda gracia si hay adjudicatarios perjudicados por esta broma.

5.1 Sentencia del Tribunal Constitucional de 21 de julio de 2014

Además, el Tribunal Constitucional ha exigido a los jueces, en una sentencia de 21 de julio de 2014, que agoten todas las vías posibles para localizar a las personas cuyos bienes han sido embargados antes de dictar una orden de subasta, estando obligados a realizar “varios intentos de notificación en un domicilio o en varios” y que solo tras agotar todas las vías puede procederse a la notificación edictal que, en todo caso, es subsidiaria.

La sentencia recuerda, además, que “el órgano judicial tiene la obligación de agotar los medios de averiguación del domicilio del deudor o ejecutado y debe albergar la profunda convicción de que resultan inviables e inútiles otros medios de comunicación procesal antes de recurrir al edicto como medio para comunicar la celebración de la subasta”.

Así, el ponente de la sentencia mencionada explica que la mención a registros oficiales que hace el artículo 156 de la LEC en su nueva redacción “no restringe las posibilidades ni cambia la situación respecto de la existencia en un procedimiento de otros domicilios, no formalmente trasladados a organismos públicos, pero de los que hay constancia en autos”.

Hacer las notificaciones judiciales en la dirección del demandado

Todo esto implica, que independientemente del follón que se hayan montado los retrasados mentales de nuestros legisladores, a la hora de interpretar las leyes se hace necesario integrar el contenido de las reformas a la Ley de Enjuiciamiento Civil con la doctrina del Tribunal Constitucional, en este caso respecto  a la subsidiariedad de la comunicación edictal.

De forma que las reformas de la Ley de Enjuiciamiento Civil no pueden suponer una menor diligencia de jueces y tribunales a la hora de localizar el domicilio de un particular a efectos de notificarle la celebración de la subasta de un bien de su propiedad.

Esta sentencia del 21 de julio de 2014 menciona la reforma que hubo de 2009 que afectó a los artículos 155 y 156 de la LEC. Es decir, que cuando se dictó la sentencia todavía no se había legislado la reforma de julio de 2015 que entró en vigor en octubre de 2015. Pero no importa, el contenido de la sentencia del Tribunal Constitucional es intemporal y se puede aplicar a cualquier nueva reforma.

LAS NOTIFICACIONES JUDICIALES SON ESENCIALES
PARA DISFRUTAR DE LA TUTELA JUDICIAL EFECTIVA

La clave para aplicar bien el artículo 45.1 de la LEC consiste en preguntarse si con la notificación y requerimiento de pago al demandado una vez dictado el decreto despachando ejecución y previa a la subasta sería suficiente para cumplir con el contenido del art. 24 de la Constitución Española con el que he comenzado este apartado o si, por el contrario, al ser la subasta un acto central de los procesos de ejecución, debe exigirse también la realización de la notificación personal al ejecutado de la misma antes de practicar la notificación edictal o por anuncio en el BOE.

Es decir, hay que determinar si se ha respetado el derecho a la tutela judicial efectiva o si se ha producido la indefensión del ejecutado.

5.2 Sentencia del Tribunal Constitucional de 24 de julio de 2006

La sentencia del Tribunal Constitucional de 24 de julio de 2006 dice que “una vez surjan dudas razonables de que el domicilio señalado en la escritura de préstamo hipotecario y que figura en el Registro sea el domicilio real del ejecutado, al órgano judicial le es exigible intentar, en cumplimiento del deber de diligencia para la realización de los actos de comunicación procesal impuesto por el art. 24.1 de la CE, el emplazamiento personal del ejecutado en el domicilio obrante en las actuaciones, distinto del que consta en la escritura de préstamo hipotecario.

6. Por cierto, ¿de qué van los
artículos 155 y 156 de la L.E.C.?

Ambos artículos regulan los actos de comunicación con las partes no personadas y las averiguaciones del tribunal sobre el domicilio en el que habrán de hacerse las notificaciones judiciales.

6.1  Artículo 155. Actos de comunicación con las partes aún no personadas o no representadas por procurador. Domicilio

1. Cuando las partes no actúen representadas por procurador o se trate del primer emplazamiento o citación al demandado, los actos de comunicación se harán por remisión al domicilio de los litigantes. En la cédula de emplazamiento o citación se hará constar el derecho a solicitar asistencia jurídica gratuita y el plazo para solicitarla.
2. El domicilio del demandante será el que haya hecho constar en la demanda o en la petición o solicitud con que se inicie el proceso. Asimismo, el demandante designará, como domicilio del demandado, a efectos del primer emplazamiento o citación de éste, uno o varios de los lugares a que se refiere el apartado siguiente de este artículo. Si el demandante designare varios lugares como domicilios, indicará el orden por el que, a su entender, puede efectuarse con éxito la comunicación.
Asimismo, el demandante deberá indicar cuantos datos conozca del demandado y que puedan ser de utilidad para la localización de éste, como números de teléfono, de fax, dirección de correo electrónico o similares, que se utilizarán con sujeción a lo dispuesto en la Ley 18/2011, de 5 de julio, reguladora del uso de las tecnologías de la información y la comunicación en la Administración de Justicia.
El demandado, una vez comparecido, podrá designar, para sucesivas comunicaciones, un domicilio distinto.
3. A efectos de actos de comunicación, podrá designarse como domicilio el que aparezca en el padrón municipal o el que conste oficialmente a otros efectos, así como el que aparezca en Registro oficial o en publicaciones de Colegios profesionales, cuando se tratare, respectivamente, de empresas y otras entidades o de personas que ejerzan profesión para la que deban colegiarse obligatoriamente. También podrá designarse como domicilio, a los referidos efectos, el lugar en que se desarrolle actividad profesional o laboral no ocasional.
Cuando en la demanda se ejercite una acción de aquellas a las que se refiere el número 1.º del apartado 1 del artículo 250, se entenderá que si las partes no han acordado señalar en el contrato de arrendamiento un domicilio en el que se llevarán a cabo los actos de comunicación, éste será, a todos los efectos, el de la vivienda o local arrendado.
Si la demanda se dirigiese a una persona jurídica, podrá igualmente señalarse el domicilio de cualquiera que aparezca como administrador, gerente o apoderado de la empresa mercantil, o presidente, miembro o gestor de la Junta de cualquier asociación que apareciese en un Registro oficial.
4. Si las partes no estuviesen representadas por procurador, las comunicaciones efectuadas en cualquiera de los lugares previstos en el apartado anterior, que se hayan designado como domicilios, surtirán plenos efectos en cuanto se acredite la correcta remisión de lo que haya de comunicarse aunque no conste su recepción por el destinatario.
No obstante, si la comunicación tuviese por objeto la personación en juicio o la realización o intervención personal de las partes en determinadas actuaciones procesales y no constare la recepción por el interesado, se estará a lo dispuesto en el artículo 158.
5. Cuando las partes cambiasen su domicilio durante la sustanciación del proceso, lo comunicarán inmediatamente a la Oficina judicial.
Asimismo deberán comunicar los cambios relativos a su número de teléfono, fax, dirección de correo electrónico o similares, siempre que estos últimos estén siendo utilizados como instrumentos de comunicación con la Oficina judicial.

6.2  Artículo 156. Averiguaciones del tribunal sobre el domicilio

Averiguaciones del tribunal sobre el domicilio para llevar a cabo las notificaciones judiciales1. En los casos en que el demandante manifestare que le es imposible designar un domicilio o residencia del demandado, a efectos de su personación, se utilizarán por el Secretario judicial los medios oportunos para averiguar esas circunstancias, pudiendo dirigirse, en su caso, a los Registros, organismos, Colegios profesionales, entidades y empresas a que se refiere el apartado 3 del artículo 155.
Al recibir estas comunicaciones, los Registros y organismos públicos procederán conforme a las disposiciones que regulen su actividad.
2. En ningún caso se considerará imposible la designación de domicilio a efectos de actos de comunicación si dicho domicilio constara en archivos o registros públicos, a los que pudiere tenerse acceso.
3. Si de las averiguaciones a que se refiere el apartado 1 resultare el conocimiento de un domicilio o lugar de residencia, se practicará la comunicación de la segunda forma establecida en el apartado 2 del artículo 152, siendo de aplicación, en su caso, lo previsto en el artículo 158.
4. Si estas averiguaciones resultaren infructuosas, el Secretario judicial ordenará que la comunicación se lleve a cabo mediante edictos.

7.  Con la doctrina del Tribunal Constitucional
sobre las notificaciones judiciales el artículo 683
de la L.E.C. queda un poco en agua de borrajas

¿Y por qué hago semejante afirmación?

Pues muy sencillo, porque tras el artículo 682 de la L.E.C., cuyo punto 2 menciona expresamenteEl Tribunal Constitucional obliga a hacer bien las notificaciones judiciales que en la escritura hipotecaria debe constar un domicilio (fijado por el deudor) para la práctica de los requerimientos y de las notificaciones judiciales, tras ese artículo, digo, viene el artículo 683 de la L.E.C., que indica qué ocurre cuando el deudor cambia de domicilio y qué debe hacer para estar en todo momento bien localizado y para que se le puede notificar la ejecución de su hipoteca si se llegara a ese caso.

Lo que ha de hacer es inscribir en el Registro de la Propiedad cualquier cambio de domicilio de forma que en todo momento conste dónde deben hacérsele las oportunas notificaciones y que no hagan falta las averiguaciones detectivescas que el Tribunal Constitucional está obligando a hacer a cientos de secretarios judiciales españoles.

Así, el Alto Tribunal es responsable del superlativo retraso que eso provoca en una maquinaria judicial ya de por sí lenta hasta el aburrimiento.

7.1   Artículo 683 de la L.E.C.

1. El deudor y el hipotecante no deudor podrán cambiar el domicilio que hubieren designado para la práctica de requerimientos y notificaciones, sujetándose a las reglas siguientes:

1.ª Cuando los bienes hipotecados sean inmuebles, no será necesario el consentimiento del acreedor, siempre que el cambio tenga lugar dentro de la misma población que se hubiere designado en la escritura, o de cualquier otra que esté enclavada en el término en que radiquen las fincas y que sirva para determinar la competencia del Juzgado.
Para cambiar ese domicilio a punto diferente de los expresados será necesaria la conformidad del acreedor.
2.ª Cuando se trate de hipoteca mobiliaria, el domicilio no podrá ser cambiado sin consentimiento del acreedor.
3.ª En caso de hipoteca naval, bastará con poner en conocimiento del acreedor el cambio de domicilio.

En todo caso, será necesario acreditar la notificación fehaciente al acreedor.

2. Los cambios de domicilio a que hace referencia el apartado anterior se harán constar en el Registro por nota al margen de la inscripción de hipoteca, bien mediante instancia con firma legitimada o ratificada ante el Registrador, bien mediante instancia presentada telemáticamente en el Registro, garantizada con certificado reconocido de firma electrónica, o bien mediante acta notarial.

3. A efectos de requerimientos y notificaciones, el domicilio de los terceros adquirentes de bienes hipotecados será el que aparezca designado en la inscripción de su adquisición. En todo caso será de aplicación la previsión contenida en el apartado 1 del artículo 660.

8.  CONCLUSIÓN

Notificaciones judiciales antes de la subastaLa conclusión es evidente. Aunque aparentemente el legislador haya eliminado la necesidad de hacerle notificaciones judiciales a los demandados que no se hayan personado en sus procedimientos de apremio o de ejecución hipotecaria, lo cierto es que el Tribunal Constitucional impide por la vía de los hechos que eso sea así.

Es decir, que o bien los juzgados remueven Roma con Santiago hasta encontrar al ejecutado antes de subastar su casa o se arriesgan a una nulidad de actuaciones como la copa de un pino.

Y otra conclusión, ¿habéis visto la cantidad de artículos de la LEC que son necesarios para regular una cosa tan simple como que los juzgados están obligados a hacer lo posible por notificarle a los demandados la subasta de su casa.

Por otra parte, os recomiendo echarle un ojo a dos post que sobre este tema de las notificaciones judiciales publiqué hace años en Rankia. Siguen plenamente vigentes.

Negligencias graves en la notificación judicial

Cómo hacer una buena notificación judicial

¿Y qué más?

Nada más, que este post ya está bien con más tres mil palabras.

Ahora, si has disfrutado el post o, aunque te haya parecido un peñazo, si al menos crees que te va a ser útil o quizás súper útil, entonces devuélveme el favor ayudándome a difundirlo en todas las redes sociales que puedas.

Solo tienes que pinchar en los botones de abajo.

Opt In Image
¿TE GUSTA LO QUE HAS LEÍDO?
Comparto material exclusivo solo con mis suscriptores

Únete a mi lista de correo

y disfruta de unos Contenidos Que Te Dejarán Sin Palabras

+ una copia gratis de la guía

Las 5 claves para triunfar en las subastas

100% libre de spam. Prometo no enviarte nada raro

The following two tabs change content below.

Hola, soy Tristán, subastero profesional desde otoño de 1991 y bloguero sobre el negocio de las subastas desde enero de 2009. Además de otras cosas mucho más importantes, como navegante, escalador y poeta.

4 comentarios en “¿Son necesarias las notificaciones judiciales antes de la subasta?

  1. Jotaerre

    Totalmente de acuerdo, pero, por suerte (y tranquilidad de los postores), muchos Juzgados siguen notificando, o intentándolo al máximo.
    La cosa empeora cuando, además, se pretende tener por iniciados los plazos del 670 y 671 desde la finalización de la subasta en el portal, llevando al absurdo de confundir el BOE con su portal, cuya función notificadora no se reconoce en la LEC…
    Saludos,

  2. jrodri

    hola tristan, hacia tiempo q no te leia pq he estado liado con varias adjudicaciones de inmuebles (ya estoy dejando lo de los coches para otros, que dan mucho trabajo y rentan poco), comentar que uno de los bienes que me he adjudicado ha sido una nave a traves de un organismo de recaudacion, resulta que la deuda era infima (por ibi) pero como le habian estado notificando al domicilio de la empresa…. y esta estaba cerrada desde hace bastante pues acabaron sacandolo a subasta. Mi pregunta es, la necesidad de notificar de manera fehaciente o por lo menos de justificar que se ha intentando es igual para el caso de empresas? es igual cuando el organismo que subasta no es un juzgado? el tercero de buena fé que ha inscrito su bien y lo ha vendido tiene algun problema en caso de que reclame el deudor por indefension (deudor = empresa)?

    1. Jotaerre

      Hola, jrodri, con permiso de Tristán, que veo que no contesta (debe estar en la Diada;):
      Sí (el administrador es por ley el representante de la sociedad, así que también se debe intentar notificarle), Sí, y No (siempre que sea un tercero de buena fe como dices).
      Saludos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *