Tristán el Recadero

Una cosa es entrar a una subasta y pujar hasta adjudicarte el bien y otra muy distinta es llevar a cabo correctamente y sin retrasos injustificados la tramitación posterior hasta la entrega de la documentación y de la posesión.

Hay que entender correctamente el proceso y presentar los escritos adecuados a cada situación. Además cada juzgado es un mundo que hace las cosas a su manera. Son como las huellas digitales, que no hay dos iguales.

Por otro lado una adjudicación sencilla se puede complicar de muchas maneras diferentes y no solo por las actuaciones de los demandados.

Contratando este servicio yo me haré cargo de todo y te iré informando periódicamente del estado del negocio. Ni siquiera tendrás que contactar con el demandado, algo que realmente te quita el sueño, sino que yo mismo contactaré con él y trataré de negociar su salida de la manera más adecuada. Aunque debes saber que esto último ni es fácil ni siempre es posible.

Quizá te convenga saber que en más de veinte años de participar en este negocio jamás me han destrozado un piso que yo haya gestionado.

¿Cómo contratar a Tristán el Recadero?

Lo mejor sería contactar previamente rellenando el formulario de contacto para que pueda valorar si te puedo dar adecuadamente el servicio o vives demasiado lejos. Aún así contacta y pregunta porque siempre podremos encontrar una fórmula adecuada para adaptarnos a la situación.

El brazo de Tristán es largo.

El precio de este servicio es de 1.000 euros + IVA y contratarlo es tan fácil como pinchar en el botón rojo y luego rellenar el formulario de pago seguro de PayPal o, en el caso de no disponer de una cuenta de PayPal, pinchar en el botón para el pago mediante tarjeta de crédito.




¿Qué incluye el servicio de Tristán el Recadero?

El servicio contratado incluye todo el asesoramiento y todos los trámites judiciales (posteriores a la subasta) hasta la entrega de la Posesión, la redacción y presentación de los escritos y la negociación con el ocupante de la vivienda subastada.

Lo que NO incluye el servicio

No incluye los gastos de abogado y procurador en el caso de que la adjudicación se haya complicado. Es decir, que yo llevo a cabo los trámites y te asesoro sobre cualquier situación que se pueda producir, pero si lo que has comprado es un marrón y te ves envuelto en la típica pesadilla judicial de la que tantas veces he hablado en el blog, entonces los gastos de abogado y procurador corren de tu cuenta.

En cualquier caso si llegamos a ese drama, naturalmente que te recomendaré a mi propio abogado, que es un lince. Aunque yo mismo continuaré al pie del cañón, asesorándote hasta el final. Eso sí, dejando claro que el responsable del desaguisado judicial no es otro que el novato que compró por su cuenta en la subasta equivocada, es decir tú.

Tampoco incluye la tramitación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales ni la de la inscripción registral en el Registro de la Propiedad, que seguramente puedas tramitar tu solo o que, en cualquier caso, son más bien labor de una gestoría.

¿Y si no me gusta me devuelven el dinero?

Claro hombre, si te arrepientes de haber contratado el servicio antes de que haya comenzado mi labor te devuelvo el dinero y santas pascuas, pero una vez hayan comenzado mis gestiones el servicio lo hago hasta el final.

¿Necesitas alguna aclaración? Siempre puedes hacerme una consulta

Consulta de subastas judiciales